La fase final del 74-75 entre León y Toluca

El 26 de junio de 1975 se disputó el juego que definió al campeón de la temporada 1974-75. No fue una final, pero el resultado de aquel Toluca contra León en la entonces “Bombonera” de Toluca le dio el título a los Diablos Rojos.

En aquella temporada los participantes se dividieron en dos grupos con 10 equipos cada uno y Toluca fue primero del sector uno con 50. León tuvo un gran torneo y terminó como primer lugar del grupo dos con 51 unidades, con lo que además obtuvo el súperliderato.

La Liguilla o fase final del torneo se disputó a partidos de ida y vuelta con los cuatro equipos que terminaron en los primeros sitios de cada grupo: Toluca y Cruz Azul por el uno y León y Unión de Curtidores por el dos.

León tuvo un inició complicado tras perder 1-0 con Curtidores y luego empatar 1-1 con los cuereros, aunque después se despachó al Cruz Azul ganando los dos encuentros. Toluca tenía tres triunfos y sólo una derrota ante La Máquina.

El momento de la verdad llegó el jueves 26 de junio de 1975 cuando La Fiera y los Diablos se enfrentaban en La Bombonera, era el primer juego de la última serie para ambos equipos; el choque del uno contra el dos en la clasificación general.

Los Diablos, que tenían a Ricardo de León en el banquillo, saltaron a la cancha con Roberto Silva bajo los tres postes; Eduardo Ramos, Roberto Matosas, Moisés Figueroa, Medina, Cárdenas, Torres Salinas, Albino Morales, Vicente “El Diablo” Pereda, Héctor Hugo Eugui e Ítalo Estupiñán.

León, por su parte, tenía a Hugo Pineda en la puerta; Héctor “Cuirio” Santoyo, Osvaldo Batocletti, Arturo Razo, Mario “Capi” Ayala, Lupe Díaz, Caballero, Walter Mantegazza, “Chepe” Chávez, Manuel Guillen y Roberto Salomone, todos dirigidos por Washington “El Pulpa” Etchamendi.

El partido se resolvió a los 50 minutos cuando en una jugada que inició por el lado derecho del ataque choricero, Arturo López mandó un centro al área buscando a Estupiñán. “El Cuirio” llegó para tratar de evitar el remate del ecuatoriano, pero le pelota salió rebotada y venció a Pineda.

La polémica sobre si fue gol de Estupiñán o autogol de Santoyo sigue vigente, pero lo cierto es que esa anotación le dio su tercer título a los Escarlatas a falta de dos partidos para que terminara el cuadrangular, uno de ellos el de vuelta ante León en el Glorioso que aunque ganaron los Verdes ya no sirvió de nada.

Esa fue una gran temporada para los Esmeraldas que terminaron en el primer lugar de la tabla general con 51 unidades, gracias a que lograron 21 victorias, 9 empates y 8 derrotas. Además, consiguieron 70 goles, 19 de ellos marcados por Roberto Salomone.  

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.