El 'Chato' atrapó el corazón del 'Glorioso'

Marco Antonio Ferreira llegó a León para atrapar el corazón de la afición.

Nacido el 6 de mayo de 1956 en el estado de Michoacán, “El Chato” tiene una historia personal que deja ejemplo de que para alcanzar los sueños en ocasiones hasta hay que jugarse la vida.

Inició su carrera profesional a los 19 años logrando debutar en la Primera División con Toluca tomando el lugar del legendario portero uruguayo Walter Gassire en la temporada 1979-80, pero un problema de salud puso en riesgo su incipiente carrera.

Cuenta una anécdota que luego de un entrenamiento bajo las órdenes de José Gomes Nogueira, Marco Antonio sufrió un desvanecimiento. Él y su padre le pidieron a la Directiva que no lo sacaran del equipo luego de que los estudios determinaron problemas cardiacos. Se le envió a Houston y tras ser operado siguió con su carrera.

Ferreira jugó también en los Correcaminos en la temporada de 1988 a 1990, su calidad fue de gran ayuda para que los de la UAT lograran calificar a la Liguilla en Primera División en la Temporada 1989-1990.

Dueño de un carisma inigualable con los niños, “El Chato” se convirtió en el portero Esmeralda apenas se consumó el ascenso de la mano de Víctor Manuel Vucetich y en la temporada 1991-92 fue el arquero del equipo que consiguió la Quinta Estrella.

Ahí formó parte de aquel inolvidable equipo junto a Carlos Turrubiates, Alfredo “Tena” Murguía, Edgardo Fuentes, Milton Queiroz “Tita”, Marquinho, Lupillo Castañeda y su hermano “El Toqui”, Francisco Uribe, Martín Peña y Alberto Coyote entre otros.

Si tu acostumbrabas ir al “Glorioso” por aquellas épocas para apoyar a La Fiera seguramente recordarás que cuando el equipo saltaba a la cancha, “Ferreira” se dirigía detrás de la portería que iba a defender para lanzar dulces a la tribuna y después le brindaba un aplauso a los asistentes.

“El Chato” pasó por momentos muy complicados en agosto del 2017 cuando fue operado a corazón abierto, pero afortunadamente logró recuperarse y poco tiempo después regresó al León para formar parte de un juego de veteranos.

Marco Antonio “Chato” Ferreira se despidió de las canchas tres años después de ser campeón con los Esmeraldas, su último equipo en el futbol profesional.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.