Aurelio: olas, viento y la número 5

Por Pablo Pujadas

En esta ocasión y situándonos en la ciudad donde gran parte de los argentinos van a disfrutar sus vacaciones de verano, los llevo hasta la ciudad de Mar del Plata, en la Provincia de Buenos Aires.

La de hermosas y extensas playas, la que gran parte de su economía se debe a la pesca, la del Casino en la que alguna vez hicieron saltar la banca (el del Hotel Provincial) y la ciudad en donde se crearon los mejores y más conocidos alfajores (Havanna).

Es en esa ciudad que el 27 de septiembre de 1920 nace Marcos Aurelio di Paulo, el que decidió no surfear las olas del mar y sí ponerse los botines y los cortos para deleitar con su buen y potente fútbol.

El que defendería a lo largo de su carrera futbolística profesional la camiseta de cuatro clubes muy importantes que ahora les detallaré.

Comenzó jugando en las divisiones inferiores del Club Quilmes de Mar del Plata, pero que no jugaría por mucho tiempo ya que, con tan solo 15 años de edad y junto a su familia se mudan a la ciudad de Buenos Aires.

Y es entonces que por 1936 comenzaría su carrera hacia el profesionalismo. Lo hace en el club Chacarita Juniors, en el barrio de San Martín, conocido en la jerga futbolera de mi país, como el “Funebrero” (el barrio de Chacarita es donde se encuentra el cementerio más grande de la ciudad de Buenos Aires).

Para ese entonces, Chacarita no podía disfrutar de estar en Primera A. Pero en el año 1940 consiguen ser campeones y ascender con una muy bueno campaña que, de 34 partidos jugados ganaron 26, empataron 6 y solo perdieron 2. Le sacaron al segundo equipo en la tabla de posiciones, Colegiales, 13 puntos de diferencia.

El Chacarita de ese año causaba tanto furor que para el partido con Vélez Sarsfield tuvieron que cerrar las puertas del estadio antes de comenzar debido a la extraordinaria cantidad de público.

Fue tal el éxito y repercusión de Marcos Aurelio, que el club Vélez Sarsfield, del barrio de Liniers, lo contrata al año siguiente de haber obtenido con Chacarita el ascenso.  

Cargando un campeonato en la espalda, logra su segundo título y ascenso con Vélez. Participa también en el club del “Fortín” de otros dos hechos muy importantes.

Uno sería en el año 1943, en donde Vélez inaugura su nuevo estadio, el “José Amalfitani” y en donde Marcos Aurelio compartiría equipo con Rugilo y Fernández, compañeros a futuro también en León. 

En el año 1944 conociendo la existencia de dos ligas en México (una desafiliada de FIFA), hizo posible el éxodo de futbolistas desde Argentina hacia ese país,  en donde la mayoría se fue sin el pase y por lo que la AFA decidió expulsarlos.

Dentro de esos futbolistas y desde el equipo de Vélez Sarsfield partieron Marcos Aurelio, Rugilo y Fernández hacia el Club León.

Ya con los pies en tierras leonesas, comenzarían dos etapas, intervalo de por medio, en el Club León.

No solo como jugador sino también como empresario (en la industria del calzado y la gastronomía). En esa primera etapa del 1944-1948 conseguiría el campeonato de Primera división de México (1948) y el Campeonato de Campeones (1947-1948).

Donde allí, como argentino, me gustaría comentar el partido que el Club León enfrentó al Club Independiente de Avellaneda de Argentina, que estuvo en ciudad de México por una gira de amistosos.

Fue el 11 de enero de 1948 y con el estadio a explotar de espectadores; Marcos Aurelio haría un partido fenomenal marcando el único gol para León, en el cuál el score finalizaría 1 a 1 y en el que estaría entre sus compañeros Battaglia y Fernández, también argentinos.

Otra de las figuras que sobresalieron en ese equipo de León fue el arquero peruano Arenaza, hoy creo está dentro del top 5 de arqueros que defendieron los colores esmeraldas.

Del intervalo que les mencionaba se debe a que del año 1948 al 1951, el Barcelona de España busco los servicios del gran Aurelio, que sin cansarse de obtener logros, los continúa allí. Con el hermoso dato de color y hasta mencionarlo a la par de Messi hoy día, consigue para el Barcelona el gol número 1000 (Messi conseguiría el 5000 y el 6000).

Se dio en el partido disputado el 22 de octubre de 1950 contra el Unión Esportiva Lleida y donde Aurelio haría dos goles (resultado final del partido, victoria culé por 6 a 1).

Su señora esposa no adaptada a ese país, siendo difícil y no de su agrado manejar la empresa del calzado desde tan lejos, Aurelio decide volver a León.

Allí comenzaría la segunda etapa en León. Más triunfos, más alegrías y un nuevo emprendimiento. Entraría dentro del top histórico de goleadores del club (91 goles), Campeonato Primera División (1951-1952), Campeonato Primera División (1955-1956) y Campeón de Campeones (1955-1956).

El 23 de enero de 1958 inaugura el restaurant El Rincón Gaucho, que no cabe aclarar mucho que se especializaba en carnes argentinas y achuras a la parrilla.

Su amor y reciprocidad con la gente y ciudad de León fue tan grande que desde esa época nunca más se movió de allí. Siendo esa la ciudad donde decidió vivir junto a toda su familia y en donde el 28 de septiembre de 1996 nos dejara físicamente.

Para otro gran argentino que por saber dominar y amar a la “caprichosa” (pelota de fútbol) y por una caballerosidad y respeto hacia los demás dentro y fuera de la cancha, nuestro país estuvo en boca de muchos… ¡Mis respetos y agradecimiento maestro!

Acerca de Pablo Pujadas

Soy Pablo Pujadas vivo en Buenos Aires, Argentina. Mi gusto por la Fiera nació en 2016 cuando por circunstancia de mi hermana, que está viviendo en León, viajé a visitarla y me llevó a la cancha a ver un León contra Monterrey. Desde ese momento y de forma instantánea quedé aficionado a León. Soy hincha del River Plate.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.