El escudo que llegó desde España

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

Luego de 74 años de competir de manera profesional en la Liga MX, el Club León ha forjado una tradición histórica, donde la institución ha vivido etapas de esplendor y gloria, y donde también ha experimentado el dolor más amargo de caer a la segunda división en dos ocasiones.

Pero ante estos éxitos y caídas, entre estos días de triunfo y de tristeza, lo que siempre ha prevalecido en el Bajío es el color esmeralda, el apoyo de la incondicional afición leonesa, y el escudo, con diferentes variaciones, pero que siempre ha representado a la ciudad zapatera.

De hecho, uno de estos escudos, el segundo utilizado por el equipo luego del escudo de armas de la ciudad, comparte una historia peculiar junto a uno de los clubes más tradicionales y exitosos de México, por lo menos durante la llamada época amateur del futbol nacional.

Se trata del Real Club España, un equipo fundado en 1912 por un grupo de jóvenes españoles o hijos de españoles ansiosos por practicar el futbol, y que estaba destinado a dominar el balompié nacional. Con el paso de los años, el equipo aumentó en importancia, trascendencia y popularidad para convertirse en el más ganador de México hasta su desaparición en 1950, cuando ya había conquistado 15 títulos de liga nacional, además de otros de copa.

Prácticamente desde su creación, el España dominó junto al Asturias el futbol en México, y debido a sus éxitos, le fue otorgado el título “Real” en 1918, dos años antes que al Real Madrid, como lo explica el historiador Carlos Márquez.

“El Club España tuvo el mote de realeza antes que el Real Madrid, otorgado por la corona española. Al nombre se le otorga el mote de “Real” y al escudo se le pone una corona en la parte de arriba. El escudo era igualito que el del León, el león rampante y la corona, solo le cambian las letras y los colores pero era idéntico”.

Pero el Real Club España, el más ganador del país y que tuvo entre sus filas a futbolistas históricos como Isidro Lángara, José Manuel “Charro” Moreno o Juan “Romperredes” Tuñez, tendría un final inesperado en 1950 por un motivo totalmente ajeno a la institución.

Todo comenzó en un partido amistoso entre España y México en el antiguo estadio Ciudad de los Deportes, el actual estadio Azul. El marcador estaba empatado a ceros al minuto 90, y al mismo tiempo que el árbitro pitó el final del encuentro, un delantero español disparó desde lejos y marcó el gol que les hubiera dado la victoria. En medio de la polémica, los españoles exigían que el balón había entrado y que habían ganado el encuentro, pero el silbante no cedió y dio el partido por empatado.

Esto provocó una ruptura entre las federaciones de futbol española y mexicana, por lo que desde la península se da la orden de que tanto el Asturias como el España se retiraran de la liga mexicana, y ya para la campaña 1950-51 ninguno de los dos clubes compitió más.

Así, ante la desaparición del España, es el Club León el que logra acaparar a buena parte de su columna vertebral.

“Cuando el Club España desaparece en 1950, el Club León se hace de cinco jugadores del España: un jugadorazo que era Sergio “Chamaco” Bravo, que podía jugar prácticamente cualquier posición; Carbajal; Molina, que anota un gol de campeonato, en la 51-52; Isaac Plata, el eterno suplente de Carbajal; y el técnico Antonio López Herranz”.

Esa base de jugadores del España le ayudaría al Verdiblanco a conseguir su tercer campeonato, el de la temporada 1951-52, y en 1954, en el décimo aniversario del equipo, se decide cambiar de escudo, y se toma prestado el del Club España.

“Entonces es netamente sentido común, porque se viene el alma del equipo, se vienen cinco jugadores, se viene el técnico, pues de paso se vino el escudo. Es una suposición que estamos haciendo pero que está muy bien sustentada”.

A pesar de que la toma del escudo suena lógica, nunca hubo una ceremonia o un documento que atestiguara esa cesión.

“No hay un documento oficial donde dicen que nos regalan el escudo, pero es idéntico, viene con la corona, con el león rampante. Es un escudo muy español, lo del león rampante es muy europeo, no es algo mexicano”.

Además, algo que ayuda a comprobar que el España le cedió su escudo al León es la historia de compañerismo que se dio entre ambas instituciones.

“Había mucha amistad entre el Real Club España y el Club León. Para la inauguración del estadio Enrique Fernández Martínez, el primer estadio de futbol en León, se invita al Club España. Para las bodas de plata, el 25 aniversario del Club León, se hace un partido de veteranos contra el Club España, donde vino Langara y vino “Romperredes” Tuñez. Había mucha amistad con ellos, sumado a eso suena muy lógico, muy sustentado este caso del escudo”.

De cualquier manera, en redes todavía circulan distintas versiones acerca de este escudo, una de las cuales apunta a que la estampa fue tomada de la Cultural Leonesa, equipo español que comparte un escudo muy similar al del León, aunque esto es desmentido por Carlos Márquez.

“No tiene nada que ver el de la Cultural Leonesa. De hecho es un equipo que nace después del Club España, que es más de diez años más viejo que la Cultural Leonesa. No tiene nada que ver, no tiene lógica”.

Finalmente, el escudo con el león rampante ocupó el pecho del cuadro del Bajío por una década hasta 1964, cuando el club organiza un concurso para renovar su logo como parte de los festejos por su vigésimo aniversario, y que ganó el arquitecto Armando Ruíz con el diseño que adorna a los Esmeraldas actualmente.

Armando Ruiz, creador del escudo de la Fiera. Foto: Historia del León F.C.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.