Claudio González: El mejor refuerzo

Por Samuel Amador | Foto: Omar Ramírez / Periódico AM

No fue gracias a un ex mundialista, a un refuerzo extranjero de renombre que se ha plantado en grandes estadios, disputando grandes competencias, y que ha salido airoso de muchas de ellas.

El empate de León, el que evitó el desastre mediático, no fue ni un californiano ni un argentino, fue un chico de Irapuato. Las redes sociales siguen sin jugar al futbol.
Claudio González pudo haber soñado con un debut así desde niño, quizá nunca pensó que podría materializarlo, pero el futbol da para soñar, para realizar. Y también para estrellarse con la realidad de cuando en cuando.

Con su número 31 en la espalda y 25 años de edad, saltó al terreno de juego para hacer su debut en la Liga MX enfrentando a Lobos BUAP. No estaba en el plan. Nadie contaba con la lesión de Mauro Boselli y Álvaro Ramos, menos se esperaba que con dos goles el canterano rescatara de la derrota a La Fiera.

El gozo interno inició al minuto 61, cuando los locales ya estaban en desventaja por dos goles y el partido pedía entereza y frialdad para aprovechar las oportunidades. Eso mismo puso el que jugara en Tercera División con el Atlético Ecca, para marcar su primer tanto y acortar el marcador.

Todo salió conforme al guion de esta trama hollywoodense: Con el equipo tirado al frente, José Iván Rodríguez se quedó en el círculo del medio campo jugando de central, ahí recibió la pelota y tiró un pase (no un pelotazo) de 50 metros con su pierna zurda a la espalda de los defensas en donde recibió Luis Montes, quien no tuvo más que centrar al anticipo de marca que hizo el irapuatense.

El segundo gol, el del gozo generalizado, cayó quince minutos después: Andrés Andrade no queriendo soltar la pelota, no tuvo más remedio que tirar un centro, Guillermo Burdisso jaló la marca y el chamaco entró a segundo poste para dar un giro de 180 grados a su cabeza, y meterla picada y pegadita al poste. Así como dice el librito.

La vio dentro y apenas pudo creerlo, jaló su camiseta y les enseñó a todos en el estadio lo que significan esos colores para él, corrió al tiro de esquina y fue interceptado por Elías Hernández. Gritó y sonrió como niño, miró al cielo con fe, y saboreó todos los años de esfuerzo. A eso sabe la satisfacción, a la plena consciencia de un trabajo u acción bien realizada.

Pero su buen momento ya lo venía viviendo desde media semana en la eliminación de la Copa ante Zacatepec, ahí se destapó con dos goles, uno en tiempo reglamentario y otro de penal. Entró de titular y dejó en la banca a Landon Donovan, Giles Barnes y Álvaro Ramos. Este último entró de cambio y falló un penal.

Se ha venido diciendo que no hay un sustituto natural de Mauro Boselli, para eso Jesús Martínez salió de compras y trajo a un estadounidense retirado, un jamaiquino de la MLS y con anterioridad a un chileno proveniente del Deportivo Iquique. En dos partidos disputados, el guanajuatense ya tiene mejores números en todos los aspectos que los tres anteriores, ¿aún estarán buscando sustituto?

Nadie en este momento en la Fuente de los Leones, en los tacos al vapor del Descargue Estrella, en las guacamayas del parque, en las nieves de San Juan de Dios, la estación San Juan Bosco, en el Cuatro Vientos, en la cascarita de la cuadra, o en la tribuna del estadio, quieren ser el 10 o el 8 o el 20 o el 17 del equipo, ahora todos quieren ser el número 31.

Últimas columnas

20-05-2018
Cuando los ídolos se van
Leer más
27-04-2018
Flavio, La Volpe y el futuro esmeralda
Leer más
11-04-2018
¿Que se vaya Grupo Pachuca?
Leer más
03-04-2018
Que respondan los jóvenes
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.