Cambio de trayectoria

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

No fue hace mucho tiempo. Luis Fernando Tena arrancaba su segundo torneo al frente del Club León con pésimos resultados.

Una goleada en la primera fecha ponía a la afición en su contra, adversa a su estilo de juego conservador, y después de siete jornadas con cinco derrotas, un empate y una victoria, la directiva decide terminar con su proceso y le da las gracias.

Esa fue la primera ocasión que el presidente Jesús Martínez Murguía despidió a un técnico por razones deportivas desde que llegara al Club León a finales del 2010, y su decisión ya se había tardado en la opinión de algunos de sus críticos más vehementes.

Sin embargo, Jesús esperó hasta la jornada siete para terminar el proyecto de Tena debido a que después de esa fecha habría una pausa en el torneo por Fecha FIFA, lo que le daría al relevo (que resultó ser Javier Torrente) un margen de dos semanas para trabajar en el equipo.

Esta estrategia le dio resultados al León, que comenzó su repunte ante Atlas y que ya no volvió a perder hasta la liguilla.

Pues bien, todo este escenario que rodeó el despido de Luis Fernando Tena parece repetirse nuevamente sobre Torrente, como si el karma se hubiera dado a la tarea de cobrarle al argentino con la misma moneda con que este pagó su llegada.

Tras un arranque para el olvido, el León de Torrente enfrenta esta semana dos partidos de liga, las jornadas seis y siete del campeonato local, la primera mañana ante Puebla, mientras que este sábado recibe en el Nou Camp al Santos, el mismo equipo y en la misma fecha que causaron la destitución de Tena, y de nuevo previo a una Fecha FIFA.

Después de ese partido, vendrá el último juego de la fase de grupos de la Copa MX en Oaxaca ante Alebrijes el martes 29 de agosto, y después se suspenderá la liga por los compromisos internacionales. Tras un receso de diez días, los Esmeraldas vuelven a la actividad ante el Querétaro en el Corregidora el nueve de septiembre, mientras que al Nou Camp regresarán hasta el 16 de septiembre, ante Pachuca.

Esto quiere decir que después del juego ante Santos este sábado, el Club León no volverá a jugar en casa hasta dentro de 20 días, ante Pachuca el día de la independencia, un periodo de relativa calma que podría ser aprovechado para tomar una decisión y prescindir de Javier Torrente, al tiempo que le daría al sustituto un buen margen de trabajo.

Por supuesto, no hay nada confirmado aún. Torrente tiene estos dos partidos para demostrar que puede levantar al equipo, y dos victorias consecutivas en Puebla y ante los Guerreros seguramente le salvarían el puesto.

Pero al mismo tiempo, los astros se alinean para propiciar el que parecería ser el escenario ideal de su despedida, el mismo escenario que él aprovechó para llegar al Bajío hace casi un año.

Y la cuestión continúa. ¿Quién sería el elegido para tomar el relevo? El rumor de Vucetich perdió un poco de fuerza en las últimas semanas, aunque continúa como el favorito de la afición, mientras que ahora Rubén Omar Romano parece estar interesado en tomar el banquillo esmeralda.

¿Creen que dos victorias en esta semana le alcancen a Torrente para asegurar su permanencia? ¿Irían por un técnico probado como Vucetich, Romano, o inclusive La Volpe? ¿O apostarían a una opción del extranjero?

Últimas columnas

22-09-2017
El honor de un club y su pueblo titánico
Leer más
19-09-2017
Te están buscando, matador
Leer más
18-09-2017
Cien veces Matador
Leer más
24-08-2017
La diferencia entre Tita y Boselli
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.