Un ocho legendario

Cuando León navegaba por las difíciles aguas de la Segunda División, muchos decían que el ascenso sólo llegaría de la mano de jugadores locales, “de aquí”, porque ellos “sí sentían la playera” y la verdad no se equivocaron.

Martín César Peña Orozco nació en León en 1965 y aunque su carrera inició en el Unión de Curtidores, su consolidación se dio con el conjunto esmeralda al que llegó en 1987, justo después de haberse consumado su primer descenso.

Tres años después, Martín fue pieza clave en la serie ante el Inter de Tijuana para consumar el regreso al Máximo Circuito.

En el partido de ida León ganó 3-0 con una soberbia actuación de “El Chavo” que anotó dos goles y asistió a Turrubiates para uno más.

En la vuelta, en el estadio del Cerro Colorado, su labor también fue fundamental ya que mantuvo a raya a los de la frontera que sólo pudieron empatar 1-1 por lo que con un global de 4-1 León había logrado el objetivo.

Aquella final la jugaron junto a Peña elementos como Leonel Ortiz, “Venadito” Bravo, López, “Tena” Murguía, Rodríguez, Turrubiates, Marco Fabián, Beto González, Lupe Castañeda y “Poncharelo” Andrade.

Gracias a su talento y empeño, “El Chavo” ya había convencido a Vucetich por lo que también se ganó un lugar en el equipo de la Primera División y en 1992 disputó la final contra el Puebla en donde los Verdes consiguieron el quinto título ante los de Manolo Lapuente.

“Peñita” también fue parte del equipo que peleó por el título ante Cruz Azul en 1997, aunque aquella historia no tuvo un final feliz para los Verdes.

Martín siempre fue un volante muy habilidoso con vocación ofensiva y estuvo ocho años con el Verdiblanco en varias etapas, ya que por su calidad también formó parte de otros equipos del Máximo Circuito como Necaxa (1993-97), Pachuca (1997-99), La Piedad (2001-2002).

Se retiró jugando para el Zacatepec (2002-03).

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.