La clase llevó por nombre 'Guillén'

León ha sido tradicionalmente tierra de grandes mediocampistas y un botón de muestra más es Manuel Guillén Espinoza, quien vio la primera luz en esta ciudad en 1954.

Manolo, como se le conoció a lo largo de su carrera en el futbol mexicano, fue descubierto como muchos otros en la ciudad por el inolvidable “Peterete” Santillán a principios de la década de los años setenta.

Dueño de una gran calidad para el manejo de la pelota, debutó con La Fiera en 1972 y muy pronto se convirtió en un elemento inamovible en el centro de la cancha en donde hizo pareja con su compadre Rafael “Chepe” Chávez.

En esa época León tenía un equipo protagonista que disputaba los primeros lugares de la tabla en donde además de los leoneses Guillén y Chávez jugaban también otros como Batocletti, Albrecht, Davino, Mantegazza y Carlos Gómez, entre otros.

Con los Verdes, Manolo fue dos veces subcampeón en las temporadas 1972-73 y 1974-75 cuando perdieron las finales ante Cruz Azul y Toluca. Poco tiempo después y gracias al gran momento que vivía fue comprado por la Universidad de Guadalajara.

Los Leones Negros había comprado la franquicia del equipo de Torreón y empezaron a armar un trabuco con jugadores brasileños y mexicanos de gran nivel, de selección, entre los que destacaban Guillen, “Chepe” Chávez y otro jugador de los Verdes, Héctor “Cuirio” Santoyo.

Con el conjunto universitario consiguió dos subcampeonatos más, tras perder las finales de las temporadas 1975-76 y 1976-77 ante América y Pumas respectivamente.

También fue subcampeón dos veces más con aquel Tampico Madero que llegó a las finales de los torneos previos al Mundial México 86.

Manuel Guillén ganó el Citlalli al mejor mediocampista en la temporada 1977-78 y se retiró en 1988 jugando para los Leones Negros.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.