Como arquero toda una fiera

“Santos lugares”, diría Robin a Batman, pero no lo creo, ya que no son argentinos.

Pero sí escribo hoy a Santos Lugares, barrio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, con el motivo de situarnos para escribir y recordar a otro gaucho esmeralda.

Nació en 1965 en ese barrio, dos días antes de la Noche Buena. Se nota ya quería recibir regalitos debajo del arbolito de Navidad. Le hubiese caído ya muy bien un par de guantes.

El es Luis Alberto Islas que, si bien de pibe en el colegio jugaba a la pelota en los recreos en el medio de su equipo, cuando comenzó a jugar baby fútbol eligió estar debajo los tres palos.

Hoy decimos, ¡gracias por esa elección!

Argentinos Juniors, club de La Paternal, fue donde ya mostraba sus dotes de arquero y en donde de observar se nutrió de los conocimientos para aprender y mejorar.

De la mano del señor Alejos fichó para Chacarita Juniors. Con la edad de un adolescente de 16 años debutó en Primera, partido contra Banfield, que terminó en empate 1 a 1.

A Islas lo vertiginoso de su carrera nunca lo abrumó ni sorprendió, ya que con 17 años fue convocado por Pachamé a la selección juvenil Argentina.

Previo a esto, había pasado a Estudiantes de La Plata y también fue convocado a la selección juvenil. Con la juvenil disputó el Mundial de México 1983 con el que obtuvieron el subcampeonato (perdió la final con Brasil por 1 a 0) y fue la figura del equipo.

Aquí como dato muy interesante es que para ese mundial la selección Argentina hizo base en la ciudad de León.

El lugar para hospedarse y bajo las estrictas condiciones del técnico Pachamé, fue sugerida por Antonio Battaglia, quienes hicieron contacto por el señor Marín.

La primera opción sugerida fue “La Estancia”, pero el técnico rechazó tajante. “En esta ciudad nos jugamos la clasificación, quiero algo más tranquilo”. Al lado estaba “La Torre de la Estancia” de los mismos dueños y a lo que todavía no habían habilitado y no tenían teléfono las habitaciones. “Es el lugar ideal”, le diría Pachamé a Battaglia, allí se quedaron.

En el Nou Camp, Argentina disputó dos de los tres partidos de grupo (07/06/1983 le ganó a Austria 3 a 0; 09/06/1983 le ganó a Checoslovaquia 2 a 0) y el 12/06/1983 el de Cuartos de final, con Países Bajos ganó 2 a 1.

Puedo asegurar, en mi opinión, que de aquí algo ya se llevó Islas para volver a León.

Continuando con la selección, que para cualquier jugador es un sueño y deseo estar vistiendo colores de su país, Islas siguió sumando esmeros y lo convocó Bilardo como arquero suplente de Pumpido para el Mundial 1986.

Luego de ese mundial, decidió bajarse de la selección y retomó en la misma por el llamado de Basile para el Mundial de USA 1994, donde volvió a tener gran actuación.

Retomando la etapa de clubes por donde paso antes de llegar a la Fiera, en 1986 firmó contrato con Independiente de Avellaneda que sería con un intervalo en donde fue a Europa retornando a los diablos de Avellaneda en 1991 hasta 1995.

Esta etapa fue de muy dura a muy satisfactoria y de gran alegría y festejo. En octubre del año que llega al Rojo, en el partido contra Racing de Córdoba, sufrió una terrible y dolorosa lesión, fractura de tibia y peroné.

A esa frustración de la primera etapa volvió más fortalecido y con un gran nivel, la recompensa llegó en Independiente con la obtención del Campeonato 1994, Super Copa 1994 y Recopa 1995.

Su felicidad era inmensa y su trabajo como arquero excelente, figura total.

Luego su paso (por Argentina) fue por Newell´s Old Boys, Platense, Huracán y Tigre. Este último en el año 1999 para en el 2000 llegar a León con las características intactas de un arquero de primer nivel y que rápidamente el equipo del Bajío supo reconocer, como a otros argentinos que llegaron y vieron dieron todo por la Fiera.

Otro argentino, otra gran persona, otro gran arquero, otro que me enorgullece nos represente. ¡Gracias, Luis!

Acerca de Pablo Pujadas

Soy Pablo Pujadas vivo en Buenos Aires, Argentina. Mi gusto por la Fiera nació en 2016 cuando por circunstancia de mi hermana, que está viviendo en León, viajé a visitarla y me llevó a la cancha a ver un León contra Monterrey. Desde ese momento y de forma instantánea quedé aficionado a León. Soy hincha del River Plate.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.