Falta ser constantes

Por: Larissa Torrres

Justo cuando todos creíamos que los Verdes estaban a poco de alcanzar su nivel óptimo, llegó el Atlas a romper quinielas y desconcertar al León para complicarles el paso.

Me imagino la presión de los Rojinegros del Atlas al llegar al Nou Camp. Sabían que se estaban metiendo a la cueva de un León goleador y uno de los equipos que mejor juegan al balompié en México.

El panorama no resultaba favorable para los Zorros, enfrentarse a la ofensiva más peligrosa del certamen no era nada sencillo, pero sorpresivamente el Atlas supo plantarse en el terreno de juego para encararle sin miedo y jugó al tú por tú.

A pesar de que Nacho Ambriz optó por repetir la alineación con la que ganó, gustó y goleó en la fecha 10 contra Necaxa, esta vez no le funcionó y una vez más, se mostró intermitente.

Había lapsos de juego en los que tenían la posesión del esférico y tocaban puerta, pero de un momento a otro se perdía el orden principalmente en la línea defensiva y los contrarios se les iban encima para atacar la portería de Cota.

Fue un partido parejo, de ida y vuelta, hasta que por un error en la salida de William Tesillo, Ismael Govea aprovechó para abrir el marcador desconcertando al equipo y a la afición local.

En la segunda mitad, cayó el empate desde fuera del área a cargo de Yairo Moreno, dicha anotación le dio confianza al equipo. Ambriz se aferraba al ataque y adelantó líneas, pero los contrataques de los visitantes resultaban sumamente peligrosos.

Precisamente hubo también lapsos en los que los Rojinegros dominaban la posesión del balón y que incluso generaron más llegadas que los locales, mientras tanto, los del Bajío fallaban jugadas claras, como la que no pudo concretar Ismael Sosa con campo abierto al minuto o las que el arquero rival Camilo Vargas, no dejó pasar.

Fue un encuentro muy cerrado en el que cualquiera de ambas escuadras pudo darle un giro al marcador a su favor. Lamentablemente, les faltó contundencia, se cansaron de fallar y no les alcanzó para más.

No creo que haya sido por “exceso de confianza” de los comandados por Ambriz, simplemente, creo que los visitantes estudiaron a fondo a los del Bajío y se pararon bien defensivamente para no dejar pasar la redonda.

Sé que el empate no es un mal resultado, pero nos dejan acostumbrados a ver una Fiera contundente y goleadora que hasta un empate nos llega a pesar como si fuera una derrota.

Finalmente, creo que fue un resultado justo. León rescató un punto en el Nou Camp. Suma su séptimo partido al hilo sin conocer la derrota y se mantiene en la parte alta de la tabla, pero urge que el plantel recupere la constancia en la contundencia y encuentre el equilibrio en la línea defensiva.

Acerca de Larissa Torres

Soy Larissa Torres, periodista deportiva digital en proceso. Amante de los deportes y enamorada del Club León. Las mujeres también sabemos y opinamos sobre fútbol. Orgullosamente de mi León, Guanajuato.

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.