Zermeño se defiende: ¿Héroe o villano?

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

Luego de que se haya publicado el libro “Zermeño: ¿Héroe o villano?”, donde se explica más a fondo la postura de Roberto Zermeño, ex presidente y dueño del Club León y quien ganó la demanda contra el gobierno municipal por la propiedad del estadio León, es posible llegar a ciertas conclusiones.

Es por eso que para facilitarles la información contenida en el libro, les preparamos una línea de tiempo donde se explican los conceptos que nos parecieron más importantes.

Es importante recordar que esta es la visión unilateral de Roberto Zermeño, y lejos de ser una verdad absoluta, la opinión final será la que cada aficionado se genere con la información disponible.

¿Para ustedes cual es el veredicto? ¿Es Roberto Zermeño un héroe o un villano?

1965 – La construcción del estadio

En el capítulo 3 del libro, donde se habla de la construcción del estadio, se hace énfasis en que el gobierno del estado le regaló el terreno al Club Social y Deportivo León A.C., y que el municipio no tuvo nada que ver con su construcción.

“Es importante enfatizar que el gobierno de esa época aportó el recurso para el terreno que sería propiedad del Club Social y Deportivo León Asociación Civil. El propietario nunca fue el ayuntamiento y la construcción del estadio corrió por cuenta de los directivos del club, quienes financiaron la obra vendiendo cinco mil palcos y plateas”.

1989 – 1990 – Zermeño entra a la directiva del Club León

Roberto Zermeño. Foto: Periódico AM

Roberto Zermeño. Foto: Periódico AM

Luego del descenso de 1987, el Club León había entrado en una profunda crisis. La gente se alejó de las taquillas, y el dueño del equipo, Rolando Gómez Vargas, veía la situación insostenible. En ese momento aparecen el entonces presidente municipal de San Francisco del Rincón, Carlos Velázquez Villalpando, y los empresarios Ramón Márquez López,

Rubén Márquez López y Eliseo Márquez López, con la intención de comprar al equipo, y son ellos quienes invitan al ingeniero Roberto Zermeño a que se les una como socio.

“Ellos invitaron a Roberto Zermeño para que fungiera como puente de relaciones públicas con los gobiernos municipal y estatal, pero al final terminó uniéndose con los demás en las mismas condiciones de socio, aportando su parte”.

1991 – Zermeño compra la totalidad del Club León

Tras conseguir el ascenso a la primera división, el equipo encaraba su primera temporada en el máximo circuito, y a pesar de que el valor de la franquicia incrementó considerablemente, también lo hicieron los gastos operativos y las nóminas, lo que alentó a los empresarios francorrinconenses a vender su parte del Club León, y fue Zermeño quien se ofreció a comprárselas por seis mil millones de viejos pesos.

Foto: Periódico AM

Zermeño no tenía ese dinero, y acudió a los dirigentes de Chivas, quienes mostraron interés en comprar a la Fiera, pero al final fue Alberto Agnesi Aviña, vicepresidente del Guadalajara, quien le dio una solución para que Zermeño comprara la totalidad del equipo.

“Mira, cabrón, dice mi amigo el director regional de Banca Serfin que si le hipotecas el estadio, él te presta los seis mil millones de pesos para que seas dueño del equipo León”. (…)

Se hipotecó el estadio (como cualquier propiedad privada) y recibió el dinero con el cual pudo liquidar a los socios, las deudas de Bancomer y los sueldos de los jugadores hasta el último centavo”.

1994 – La venta a Valente Aguirre

Tras hacerse con el equipo en solitario, y luego del campeonato conquistado en 1992, vinieron nuevos años sin trascender deportivamente, y poco a poco, las deudas volvieron a apoderarse del Club León. Es por eso que en 1994, decide venderle el equipo a Valente Aguirre.

“Contra toda su voluntad, decidió vender el club en siete millones de dólares a Valente Aguirre, con parte de los cuales pagó sus deudas y volvió a liberar el estadio de las hipotecas. (…) Después de concretar la venta, pagó los dos millones de dólares que debía y se retiró con cinco millones en la bolsa”.

1999 – La recompra

En 1999, Valente Aguirre tenía al Unión de Curtidores y al Club León en la primera división, pero ante el descenso del Puebla, decidió vender la franquicia de los Esmeraldas a Francisco Bernat, el dueño de la Franja.

Resultado de imagen para Roberto Zermeño

En ese momento, Zermeño asegura que lo contactaron tanto el entonces candidato presidencial Vicente Fox, el gobernador interino de Guanajuato, Ramón Martín Huerta, y el presidente municipal de León, Jorge Carlos Obregón, todos instándolo a que convenciera a Valente Aguirre a vender al Curtidores y no al León.

Pero al mismo tiempo, una llamada de José de Jesús Padilla, uno de los dueños de las zapaterías Tres Hermanos, lo instó a que le comprara el equipo a Valente, y que después tanto Tres Hermanos como una veintena de socios leoneses le comprarían el equipo a Zermeño.

Así, Zermeño le compró la franquicia a Valente Aguirre, pero el grupo de empresarios ya no se lo compró a él.

“No recibió un solo centavo de los apoyos que le habían prometido, y el gobierno también lo dejó solo”.

2000 – Se crea el fideicomiso

Zermeño recompró así al Club León, pero todavía le debía cinco millones de dólares a Valente Aguirre por la franquicia. Así que este le propone que, a cambio de la deuda, le entregue el terreno de una hectárea aledaño al estadio, aunque le exige que realice el cambio de uso de suelo de deportivo a comercial.

Resultado de imagen para roberto zermeño daleleon

Zermeño accede y acude al gobierno municipal, quien está dispuesto a cambiarle el uso de suelo al terreno a cambio de la firma de un fideicomiso que le permita administrar el estadio por 10 años, aunque según Zermeño, nunca hubo ninguna cláusula en la que se dijera que el estadio pasaría a ser propiedad del municipio al término de este plazo.

“El fideicomiso no es un instrumento traslativo de dominio. (…) El municipio nunca compró el estadio ni puso un solo centavo. Solo puso el cambio de uso de suelo”.

2002 – Venta a Ahumada

Sin embargo, y ya hecho el cambio de uso de suelo, Valente Aguirre se negó a aceptar el terreno, y Zermeño volvió a caer en las deudas. Ahí aparece en escena Carlos Ahumada, quien lo convence de venderle al León en cinco millones de dólares, en pagos a cada seis meses, a lo que Zermeño accedió.

Pero luego de pagarle el primer millón de dólares, ya no le daría nada más a Zermeño.

“El negocio de Ahumada fue redondo: le vendió el terreno a don Ernesto Gómez, dueño del periódico AM, en cinco millones de dólares (donde actualmente está el hotel) y por otro lado le vendió a Grupo Pegaso la franquicia en otros cinco millones de dólares. El argentino sacó diez millones de dólares y ya no le pagó a Roberto”.

2005 – El arresto

Desde 2001, Zermeño tenía conocimiento de que el Club León tenía adeudos millonarios con Hacienda, pero en una consulta le informaron que se trataba de un problema administrativo y no penal, por lo que no podría ser encarcelado por este motivo.

Sin embargo, en 2005, y mientras arreciaba en los juzgados contra Carlos Ahumada en el intento de que le pagara la franquicia del León, fue arrestado por evasión de impuestos y defraudación fiscal.

“Roberto siempre ha supuesto que Ahumada, gracias a sus relaciones políticas, logró que el problema se cambiara de administrativo a penal”.

2008 – El municipio termina el fideicomiso

Con Zermeño en la cárcel, el municipio extinguió el fideicomiso de manera unilateral y escrituraron el estadio a nombre del municipio, sin informar al ingeniero y sin oposición alguna de Banco del Bajío, que era la institución donde estaba depositado el fideicomiso.

“A los ojos de nuestro abogado, esto era un acto ilícito descarado en el que, por algún tipo de arreglo, el banco BanBajío, encargado de custodiar el bien por diez años, se quedó callado”.

2011 – Zermeño sale libre

Tras las investigaciones, se concluyó que Zermeño no adeudaba nada por el ejercicio del año 2001, mientras que del año 2002 debía 380 mil pesos, que con multas y recargos, aumentaron a 1 millón 600 mil pesos, cantidad que pagó en 2008.

Foto: Revista Q

En 2011, ya con cinco años en la cárcel, se emitió la sentencia final, y se dictaminó que debió de haber pasado tres años y medio arrestado por el delito de defraudación fiscal equiparada.

“Con cierta resignación, Zermeño pensó: “Me quedaron a deber dos años…”.

2018 – La Suprema Corte le otorga el estadio

Luego de años de batallas legales, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la última instancia legal en México, revisó el caso que ya había dado como dueño del estadio a Zermeño, pues el ayuntamiento esperaba que la Suprema Corte pudiera atraer el caso y cambiar la sentencia.

Resultado de imagen para Estadio León Dale León

Sin embargo, el resultado fue otro.

“La Suprema Corte de Justicia niega el amparo al municipio y lo condena a devolver el inmueble y a pagar las costas del juicio”.

Últimas noticias

17-08-2018
El Azteca es de Boselli
Leer más
17-08-2018
La broma de Elías a Boselli
Leer más
16-08-2018
4 jugadores que el Cruz Azul nos robó
Leer más
16-08-2018
Así fue el último Cruz Azul vs León en el Azteca
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.