#TBT: Veracruz nos descendió y ahora toca cobrar venganza

Este domingo, el Club León enfrentará al Veracruz en busca de su octavo triunfo consecutivo, un resultado que, a la par de poner al plantel de Ignacio Ambriz entre los más ganadores en la historia de la institución, podría significar el descenso de los escualos.

Aunque lejos de sentir misericordia o piedad por la amarga situación de los Tiburones, la hinchada esmeralda ve esta situación como una posible venganza, pues no olvidan el lejano torneo Verano 2002, cuando fue el Veracruz el equipo que derrotó a los Verdes en la promoción, y los condenó a un periplo de diez años por la Liga de Ascenso.

Esa fue la culminación de una caída estrepitosa de la Fiera, que pasó de jugar la final de liga ante Cruz Azul en 1997, a meterse de lleno en problemas de descenso a principios de los dosmiles.

Y todo culminaría en el torneo Verano 2002. Desde abril, luego de caer derrotados ante Puebla por 2 – 3 en la cancha del Nou Camp, los Verdes confirmaron su descenso, aunque en esa campaña se tenía planeado el aumento de equipos en la liga, que pasaría a jugarse de 19 a 20 clubes, por lo que León todavía tendría la oportunidad de jugarse la permanencia en la promoción ante el equipo que perdiera la Final de Ascenso.

De hecho, el entonces dueño del León, el ingeniero Roberto Zermeño, aseguraba ante los medios que ese había su plan desde un principio, pues así podrían poner su cociente en ceros y comenzar la siguiente temporada ya sin desventaja en la tabla porcentual.

Pero la estrategia no le funcionó. En la Final de Ascenso de la Primera “A”, el San Luis derrotó al Veracruz, por lo que serían los jarochos los que jugarían la promoción ante León.


Foto León 400

En el papel, los Esmeraldas eran los grandes favoritos, debido a que Veracruz había sido campeón seis meses antes, en el Invierno 2001, y el equipo había tenido un mal semestre en el Verano 2002, tanto que no pudieron meterse a la liguilla e inclusive fueron el último lugar de su grupo, por lo que no fue una sorpresa que cayeran ante San Luis.

Finalmente, entre finales de mayo y principios de junio, se jugó la promoción entre polémicas por el pago de cinco millones de dólares que exigía la Federación Mexicana de Futbol y la alineación indebida de jugadores del Atlante con el Veracruz, debido a que ambos equipos eran del mismo dueño.

En la ida en el “Pirata” Fuente, Veracruz ganó por 3 – 1 con un doblete de Carlos Casartelli y un tanto de Fernando Juárez, mientras que por León descontó Jorge Toledano.

Y en la vuelta, en un Nou Camp que lució un lleno total, el partido no pasó de un empate a ceros, por lo que se consumó el ascenso de los Tiburones Rojos, y la caída del Club León a la Primera “A”.

Hoy, 17 años después, el cuadro de Ignacio Ambriz tendrá la oportunidad de cobrarse esta afrenta con la misma moneda, y condenar al Veracruz a un descenso que, de cualquier manera, ya se veía venir prácticamente desde que inició el torneo.

Si los Lobos BUAP ganan en Morelia este viernes, el Veracruz ya jugaría descendido el domingo. Pero si Lobos empata ante Monarcas y el León derrota a los Tiburones, entonces serían los Verdes los que condenarían a los escualos a pagar la multa de 120 millones de pesos.

Ojo por ojo, y descenso por descenso. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.