#TBT: El día que León perdió su primer campeonato por un cambio de sede

A pesar de que en un principio el duelo de ida de las semifinales entre el León y el América se tuvo que posponer de miércoles a jueves debido a la mala calidad del aire de la Ciudad de México, esto no sirvió de nada, y el partido tuvo que cambiar de sede para jugarse en el estadio Corregidora de Querétaro.

Esto no solo generó problemas de logística y contratiempos para ambos equipos, sino que introduce factores externos a una serie definitoria para el campeonato, y deja mal parada a una liga que presume aspirar a ser de las mejor organizadas del mundo.

Pero a pesar de lo increíble de esta situación, no sería la primera vez que un juego decisivo del Club León sería movido de sede, pues esto ya ocurrió hace más de setenta años, cuando el equipo esmeralda comenzaba sus andaduras por el balompié nacional.

Fue en la temporada 1946-47. El Club León se preparaba para jugar su tercera temporada en la Liga Mayor, y ya contaba con la base del que sería un equipo histórico, dirigido por el argentino José María Casullo y con jugadores como Adalberto “Dumbo” López, Marcos Aurelio o Ángel Fernández.

Pues esa misma temporada sería la de irrupción para el conjunto verdiblanco. El León comenzó a ganar partido tras partido, y se erigieron como serios candidatos al título. Para la recta final del torneo, los verdes se enfrascaron en una intensa batalla frente al poderoso Atlante de Horacio Casarín, otro de los favoritos para ganar el campeonato.

Así llegaron a la jornada 35, cuando ambos equipos se verían las caras en un duelo directo en León, y donde los verdes podrían haberse asegurado su primer campeonato.

Pero esto no fue así. En ese tiempo, el Bajío estaba siendo azotado por una epidemia de fiebre aftosa, un virus que solo contamina al ganado, y que no tiene ningún efecto sobre la salud del ser humano.

Sin embargo, el dueño del Atlante en ese entonces, el todopoderoso general José Manuel Núñez, utilizó sus contactos en las esferas más altas del gobierno y consiguió que las autoridades suspendieran la celebración de cualquier evento deportivo en León debido a la fiebre aftosa.

Debido a esto, el duelo en el que León tenía que hacer de local se jugaría en una sede neutral, que fue el estadio Ciudad de los Deportes, el actual estadio Azul en la Ciudad de México, lo que obviamente favorecía al Atlante que también tenía su sede en la capital.

A pesar de que los esmeraldas protestaron la decisión, no pudieron hacer nada para revertirla, y terminaron por jugar el partido. Los reportes indican que Atlante jugó completamente echado atrás, bajo sus postes, y lograron rescatar un empate que sería definitorio.

Al final, Atlante quedó campeón con 42 puntos, solo uno por encima de la Fiera, que se quedó en segundo puesto, con 41 unidades, y con la frustración de saber que factores extra cancha los privaron de su coronación.

Pero la justicia llegaría en el campeonato siguiente, el 1947-48, cuando ahora sí los verdes levantarían su primer título de liga, y cuando se vengaron personalmente del Atlante en la jornada cuatro al propinarles un 1 - 10 en su estadio, y que es todavía la mayor goleada de la historia de la liga para un equipo en condición de visitante.

Esa fue la primera vez que un cambio de sede afectó al Club León, y lo hizo a tal grado que evitó el que hubiera sido su primer campeonato. #DaleLeón

*Con información del historiador Carlos Márquez

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.