En tu nido, los huevos son nuestros

No bastó la racha de 23 partidos consecutivos sin perder en casa. Ni el hecho de que haya debutado su delantero estrella. No fue suficiente que el Club León llegara con las ausencias de Pedro Aquino, Rubens Sambueza, Yairo Moreno, Osvaldo Rodríguez o Ignacio González. Y ni siquiera se sintió la baja de Mauro Boselli.

A pesar de los pronósticos en contra, de todo un panorama que se parecía estar en contra del Club León, de todos modos nada de esto fue suficiente para que las Águilas del América pudieran derrotar en el estadio Azteca a la Fiera, y los Verdes, con uno de sus mejores partidos en lo que va del año, se erige como un equipo importante, con aspiraciones que apuntan primero a la liguilla, y después a ver quien podrá detenerlos.

Y es que la noche esmeralda fue casi perfecta. En un primer tiempo de ida y vuelta, el conjunto verdiblanco tuvo el temple y la puntería para irse al frente en el marcador con una gran definición de Juan José Macías, un chico que en los últimos dos partidos parece haberse erigido como el nueve titular que tanto había buscado el equipo.

Después, ya con la ventaja, el cuadro de Ignacio Ambriz supo administrar el partido, y no fue hasta el inicio del segundo tiempo cuando los Azulcremas pudieron reaccionar.

Luego del descanso, el León se arrinconó en su campo, y el América tuvo un par de oportunidades claras para encontrar el empate, pero entre las figuras de Rodolfo Cota, que supo reaccionar en los momentos cruciales, y de Andrés Mosquera, que se ha erigido como el líder imbatible de la zaga esmeralda, no pudieron marcar el gol de la igualada.

Y justo en ese momento, cuando los Verdes se veían peor en el campo, apareció Ángel Mena para terminar con el partido. Primero un latigazo pegado al poste para el 0 – 2, y después una definición de sangre fría para liquidar el encuentro.

Así, Mena reclamó el protagonismo que el equipo buscaba justamente para estos partidos. En su doblete, el ecuatoriano pareció sacar todo el coraje que llevaba en el pecho, el sentimiento de ser subestimado por el Cruz Azul, y el odio deportivo hacia unas Águilas que tanto dolor le habían causado en su equipo anterior. Antes del juego nos preguntábamos quién podría tomar la batuta y convertirse en el nuevo verdugo del América. Y en la cancha, Mena demostró que a él no le queda grande el paquete.

Ahora, tras este triunfo esperanzador, el Club León demuestra que es un equipo serio y peligroso, que tienen los huevos para pararse en cualquier cancha y que no se achican ante nadie. Ya jugaron ante las cuatro plantillas más caras del futbol mexicano, y ante los cuatro sumaron puntos.

La próxima semana le tocará al Toluca meterse al Nou Camp en el mejor momento que han atravesado los Verdes en el último año, y justo cuando la ciudad ha vuelto a enamorarse de su equipo. Y sí, hoy el equipo se siente invencible. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.