El derby de Boselli

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

Este junio, Mauro Boselli cumplirá cinco años de su llegada a León, Guanajuato, donde ha encontrado la estabilidad que buscaba, y a la que ha respondido con 121 goles que ya lo han vuelto histórico, y con los que todavía intentará superar a Adalberto “Dumbo” López como el máximo goleador esmeralda de todos los tiempos.

Pero hoy el “Matador de Barracas” hizo eco de una historia previa a su paso con la Fiera; un día de su pasado europeo, cuando se convirtió en el ídolo de una hinchada y en el verdugo de los rivales, a los que mandó al descenso.

Fue un día como hoy, el ocho de mayo pero del 2011, cuando Mauro se hizo un hueco en la memoria de los “tifosi” del Genoa en Italia.

El delantero argentino había llegado apenas en enero, prestado por el Wigan inglés, y había tenido pocas oportunidades, pero su técnico, Davide Ballardini decide darle algunos minutos para el derbi frente a la Sampdoria.

Ese encuentro no fue un partido cualquiera. Era la jornada 36 de la temporada, la antepenúltima, y la Sampdoria se jugaba el descenso en una lucha sin cuartel con el Lecce.

En el Genoa la temporada había sido más calmada, y para cuando llegó el derbi ya no había riesgo de descenso, y el equipo ocupaba la media tabla con tranquilidad.

Pero el “Derby della Lanterna” siempre carga con las pasiones de los genoveses, y en esta ocasión no sería diferente. Primero, Antonio Floro Flores ponía adelante al Genoa, y después la Sampdoria empataba gracias a Nicola Pozzi. A partir de ese momento, el guion del partido se hacía más predecible, ya que el empate era benéfico para ambos, y el Genoa jugaría los últimos minutos con un hombre menos.

Pero al 82’, Ballardini decide ingresar a Mauro Boselli, que tenía otros planes para esa noche. El partido llegaba a su final, y el árbitro decide dar seis minutos de compensación. Todo indica que el encuentro firmará un insípido empate, pero en el último instante, al 96’, Boselli recoge un balón en la esquina del área, se da media vuelta, y pone el 2 – 1 que se convertiría en el descenso de la Sampdoria a la Serie B.

Después, el encuentro estuvo lleno de polémica. La justicia italiana investigo a los dos equipos por amaño, pues supuestamente habrían acordado un empate en el derbi, y habrían existido comportamientos extraños en las casas de apuestas, aunque al final los organizadores de la treta no habrían creído importante avisarle del acuerdo a Boselli.

De ahí surgió un himno entre la afición del Genoa: “Boselli non lo sapeva”, que traducido del italiano dice: “Boselli no lo sabía”, en honor al goleador que no sabía del amaño, y que descendió al eterno rival, e incluso los tifosi le cambiaron el nombre a la calle de Paolo Boselli, antiguo abogado, estadista y ex-primer ministro italiano, por el de Mauro.

Así, el argentino se ganó un lugar en la historia del futbol en Génova, a pesar de que su paso por el puerto italiano fue de apenas seis meses, con dos goles en siete partidos, pero con una huella indeleble en la historia del Derby della Lanterna número 104.

Últimas noticias

17-08-2018
El Azteca es de Boselli
Leer más
17-08-2018
La broma de Elías a Boselli
Leer más
16-08-2018
4 jugadores que el Cruz Azul nos robó
Leer más
16-08-2018
Así fue el último Cruz Azul vs León en el Azteca
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.