Con León, Ambriz derrumbó el mito defensivo

Ya no quedan dudas. Este Club León es un equipo de época. 11 triunfos consecutivos así lo avalan y lo convierten en el principal candidato al título. El cuadro esmeralda es un bólido imparable, y apunta a destruir a cualquier adversario que se interponga en su camino.

Y el principal artífice de este exitoso camino, el autor intelectual de esta Fiera que azota la Liga MX, no es otro que su director técnico, Ignacio Ambriz, quien se sobrepuso a las críticas despiadadas que sufrió a su llegada, y que ahora tiene al equipo en lo más alto del futbol mexicano.

Pero, ¿cuál fue la clave que hizo que Ambriz se consagrara en el Bajío? ¿Por qué no tuvo el mismo rendimiento en sus paso por América o Necaxa? ¿Qué encontró en León que no había tenido en los distintos equipos de su carrera?

Para intentar responder estas preguntas, nos remitimos a los inicios del técnico esmeralda, cuando aterrizó en San Luis Potosí después de su aventura por Europa como auxiliar de Javier Aguirre en España, y cuando conoció a un hombre que se volvería su amigo y uno de sus confidentes: José Ernesto Camacho.

El profesor Camacho es un hombre que le ha entregado su vida enteramente a la pelota, aunque siempre lejos de la fama y los reflectores. Jugó en el San Luis, desde la tercera división hasta el máximo circuito, y después de su retiro encontró su lugar en la formación de futbolistas, como técnico en las categorías inferiores del futbol mexicano, donde fue campeón de tercera y segunda división. Hoy, a sus 68 años, es visor para el Necaxa, pero conserva intacta la amistad de Ambriz.

“Es una relación de amistad. Yo buscaba jugadores para el San Luis, para la sub-17 y la sub-20, y teníamos comunicación porque a él siempre la ha gustado trabajar con jóvenes y mandaba a llamar a jugadores de la sub-20, y ahí terminábamos los entrenamientos y platicábamos de varios temas y hasta la fecha es lo que hacemos”.

Recuerda que desde su llegada al San Luis, Ambriz siempre fue un entrenador diferente, con ideas novedosas y actuales, y que le impregnó al equipo el espíritu combativo que siempre lo caracterizó.

“Yo lo conocí (a Nacho Ambriz) aquí con San Luis en 2010, y ya era un técnico adelantado a la época porque ya traía todo lo que se trabajaba en Europa, entonces todos los que lo veían se sorprendían por su forma de trabajar. Fue muy novedoso, incluso a los jugadores les costaba porque tenían mucha dinámica los entrenamientos, muy variados”.

Desde esa primera experiencia en la primera división con el San Luis, Ambriz fue catalogado como un técnico defensivo, y así se le ha definido hasta ahora, aunque para Camacho esto es una completa falacia, y lo demuestra hoy en el Bajío.

“Es un técnico que busca el equilibrio, y en León encontró a los jugadores, los ingredientes para hacer el futbol que él tiene en la mente. Pero defensivo, pues ahí lo está demostrando en León, que no tiene nada de defensivo”.

Pero entonces, si desde que inició su carrera como técnico ya tenía en su cabeza la ideas y el futbol total que ahora expone con el León, ¿por qué no le fue igual de bien en sus equipos anteriores? Para Camacho, la respuesta ha sido la paciencia.

“Iba en camino, tan es así que la crítica ha dicho que fue injusto que lo despidieran, tanto de América como de Necaxa, principalmente en Necaxa, que había sido campeón de copa y se quedó a un punto de clasificar a la liguilla. Creo que no le tuvieron la paciencia necesaria como se la tuvieron en León”.

Además, recuerda que en el Nou Camp le dieron libertad para armar el plantel, y tuvo el tino exacto para desarrollar el proyecto más exitoso del Club León desde el bicampeonato.

“Encontró los hombres idóneos para desarrollar el estilo de juego que él quiere. Tiene jugadores muy importantes y todos están trabajando al cien. Y otra cosa que siempre le hemos admirado es que si hay a un chavo joven que le ve posibilidades, lo pone a jugar. Pero sobre todo eso, que encontró al equipo ideal en León, él conjuntó a los jugadores de tal manera que encontró las piezas necesarias para hacer un buen torneo, porque León está jugando tan bien como hace mucho no jugaba”.

Es por esto que cree firmemente que el León de Ambriz es el principal candidato al título, y que en la liguilla podrá reafirmar todo lo bueno que han mostrado hasta ahora en la fase regular.

“En este momento, aunque a la prensa le cueste, es el mejor equipo del futbol mexicano, eso es definitivo, y ha hecho historia en el futbol mexicano con el récord de partidos ganados en primera división”.

El profe Camacho concluye que detrás del capitán del Necaxa y de la selección mexicana, y lejos del técnico del superlíder del futbol mexicano, Ambriz es un amigo, una persona con calidad humana que ha sabido dejar huella en la gente que ha tenido la fortuna de trabajar con él, y al final, más allá de las rachas y los campeonatos, no hay mejor victoria que esa.

“Tengo una relación de amistad con él, hablamos de todo, yo le doy consejos a él, aunque lógicamente es un hombre muy preparado. Y sobre todo que tiene una gran humildad, porque por ejemplo desde que se fue de acá de San Luis, siempre lo mandan saludar hasta los jardineros, porque platica con toda la gente, y eso es muy importante, tiene muy buena calidad humana”. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.