Todo está permitido

El Club León está a un paso de llegar a la final. Luego de completar una temporada apabullante, donde dominó de principio a fin la competencia ante el resto de los 17 equipos, ahora está ahí, entre los cuatro mejores equipos de la liga, y con un futbol mágico y ofensivo que los ha convertido en el principal contendiente para levantar el título.

Es por eso que el pueblo verdiblanco ha despertado, ha acompañado a su equipo en cada paso, semana a semana, en el estadio, en los viajes o por televisión, pero siempre presente, de nuevo orgulloso de la pasión y el pundonor que les demuestran los esmeraldas en cada partido, y agradecidos porque Ignacio Ambriz le ha devuelto la garra y la identidad al equipo de sus amores.

Pero a lo largo de este camino de récords históricos y victorias contundentes, la misma afición se ha partido en dos vertientes claras y distinguibles. Por un lado están los hinchas más cautos, más precavidos y más mesurados. Aquellos que advierten que no se ha ganado nada, que las marcas que han roto los verdes son dignas de alabarse y celebrarse, pero que no servirán de nada si no se consigue el objetivo último del título. Que no podemos pecar de vanidad, que tenemos que apelar a la misma humildad que pregona Ignacio Ambriz para él y para el equipo, y que al final seremos recompensados con la alegría y el éxtasis de la octava estrella.

Esta filosofía recuerda mucho a la doctrina que impartió por tres años mágicos Gustavo Matosas en el Bajío, un discurso que enamoró a toda la hinchada verde, a todos los fanáticos que se habían forjado por diez largos años en el fuego lento de los infiernos de la liga de ascenso, y que recordaban con recelo a los falsos ídolos que por tanto tiempo les habían prometido la redención, pero que uno a uno, año tras año, habían fracasado estrepitosamente. Al final, Matosas, un uruguayo pasional y entregado, enseñó que los objetivos se dan partido a partido, juego a juego, con confianza y paciencia, y como prueba irrefutable dejó el ascenso y el bicampeonato en las vitrinas del club.

Tal vez por eso hoy esta parte de la fanaticada leonesa pide calma en medio de la tormenta de éxitos que ha traído consigo Ignacio Ambriz.

Pero del otro lado, están los hinchas igual de pasionales y entregados que Matosas, y que no pueden esconder su orgullo y su amor por el Club León. Los que gritan a los cuatro vientos que su equipo es el mejor de todo el país, que el campeonato es inminente y que su futbol así lo ha demostrado a lo largo ya de 19 partidos. Y es que tienen razón. Solo por el futbol, por el estilo de juego que propone la Fiera en cada justa, por el atrevimiento, el alma ofensiva, el ímpetu con el que se lanzan todos en busca del gol, solo por eso el León es el máximo candidato al título, y ahí están los números que lo demuestran. y estos aficionados lo saben, lo han visto con sus propios ojos, y no temen presumirlo y disfrutarlo.

Porque también tienen derecho a disfrutar. Porque después del sueño del bicampeonato, despertaron en una realidad diferente, donde su líder, su mesías uruguayo, los traicionó para irse con su peor enemigo. Donde navegaron por la incertidumbre y los proyectos fallidos por años. Donde apenas el año pasado, el lúgubre 2018, se olvidaron de las liguillas y el buen futbol, y tuvieron que soportar cabizbajos las críticas y los insultos hacia su equipo, que deambulaba sin alma por todos los estadios del país.

Por eso ahora que pueden refutar esas críticas, y gritar que son los mejores, tienen todo el derecho de hacerlo.

Y es que al final ambos puntos de vista son igual de válidos. Está bien pedir mesura y tranquilidad, y advertir que no valdrá de nada esta temporada si no se consigue el título, y también está bien disfrutar el camino, aprovechar el buen momento que atraviesa el equipo para inflar el pecho y llenarse de orgullo, y presumir que sí, que este equipo es el mejor de todo el país, porque nos ha dado los argumentos para asegurarlo.

Y que todos apoyen a su manera, como mejor les parezca y les convenga, porque todo suma, y si todos vamos unidos, nada podrá detener al bólido imparable que es el Club León. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.