Navarro, grande entre los grandes

Por Samuel Amador | Foto Especial

Dentro de cada equipo de futbol, hay jugadores que no se mencionan mucho a lo largo de un partido, que su trabajo se mantiene afuera de los reflectores, pero su labor es de vital importancia para lograr un buen desempeño del grupo. Fernando Navarro es de ese estilo.

Se jugaba el minuto setenta y cuatro. Había corrido durante todo el partido utilizando una posición que aunque no desconoce, tampoco es su habitual. Controló con la izquierda orientándolo a su perfil natural, levantó la cara, midió la distancia, controló la respiración, fijó su mirada en el balón y con el lado derecho del dedo gordo, picó la pelota de manera que en su giratoria tomara una parábola que la hiciera bajar en el poste más lejano del portero. Y sucedió.

Así fue el octavo gol de Navarro vistiendo estos colores, y el tercero del León que sepultó al Toluca: se dice bien que la grandeza de un hombre no se mide del suelo a la cabeza, sino de la cabeza al cielo y el cinco esmeralda lo ha dejado bien claro desde que llegó a formar parte de esta institución (Apertura 2013).

Sin embargo, nada de eso hubiera sucedido sin la visión y el pase de cuarenta metros de Luis Montes, la recepción de Elías Hernández y la generosidad de Álvaro Ramos; todo un conjunto de talento que terminó con una genialidad.

En un partido donde los visitantes pusieron condiciones, refleja que la Fiera se siente más cómodo cuando no tiene el balón; cuando desprende a velocidad y con espacios abiertos. Le gusta estar contra las cuerdas, acechando. Hasta el momento, construir jugadas desde abajo no se le da, se vuelven chatos.

También es de recalcar, que actuaciones de jugadores como Hernández (gol y asistencia) y Montes (gol y asistencia) marcaron una diferencia que se reflejó en el marcador, cabe recordar que en la jornada uno estos mismos nombres tuvieron un rendimiento muy por debajo de las expectativas, y que ahora fue el 'Rifle' Andrade a quien le tocó bailar con la más fea.

La mención especial es para William Yarbrough, quien es dueño de la posición más ingrata del futbol, la del portero. Tuvo un error garrafal que costó el empate, pero salvó al menos tres que hubieran significado la derrota. Reflejo de la vida misma. #DaleLeón

Últimas columnas

04-10-2018
La afición esmeralda está de regreso
Leer más
01-10-2018
Así mueve Ambriz sus cartas
Leer más
24-09-2018
Nacho: aprovecha, este es tu salvavidas
Leer más
22-09-2018
¿Cuál es el técnico ideal para el Club León
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.