Grupo Pachuca: Más sabe el diablo por viejo

El entorno del Club León ha sido un hervidero de sentimientos encontrados en las últimas semanas. En un principio, el cuadro verdiblanco terminó el Apertura 2018 en medio de muchas críticas y distanciados de su afición, y no era para menos.

No solo el equipo no pudo clasificar a la liguilla por segundo torneo consecutivo, sino que el anuncio de las inminentes salidas de dos de los hombres más importantes para el vestidor esmeralda, como Alex Mejía o Mauro Boselli, terminaron por incrementar los reclamos hacia la directiva verdiblanca.

Pero comenzaron a llegar los fichajes. Primero se anunció a Iván Ochoa y a Dilan Zúñiga, ambos provenientes del Everton de Viña del Mar, lo que todavía incendió más las críticas debido su bajo cartel y a las malas experiencias que han dejado otros hombres provenientes de la liga chilena, como Álvaro Ramos, Maxi Cerato o Juan Cornejo.

Sin embargo, después se anunció la contratación de Juan José Macías, un joven delantero mexicano con muchas cualidades y futuro, y con el que ya comenzaron a llegar los primeros aplausos a la dirigencia. Y para media semana, con la confirmación de la llegada de Rubens Sambueza, ya la hinchada esmeralda tenía más argumentos para ver con optimismo al Clausura 2019, a pesar de que todavía el sector más crítico apuntó a la avanzada edad edad de “Sambu” (tendrá 35 años al comienzo del próximo torneo) y sus problemas de indisciplina.

Ahora, los rumores barajan la llegada de Enner Valencia, Avilés Hurtado, Renato Ibarra o Cecilio Domínguez, y aunque todavía ninguno de ellos está confirmado, el pensar en su posible adición al cuadro esmeralda ya ilusiona a más de uno.

Así, la directiva de Grupo Pachuca demostró su colmillo, y su capacidad para aguantar las críticas, acudir al mercado de pases y, de una semana a otra, cambiar completamente la percepción sobre el equipo.

Es cierto, la confianza no se ha recuperado totalmente. Todavía tenemos ese instinto de precaución que nos impide entregarnos al cien por ciento. Tal vez al final no llegue ninguno de los atacantes de calidad que se rumoran. Tal vez Sambueza termine por ceder en el tema físico y pase más tiempo expulsado que en el campo. Tal vez los refuerzos de Everton nos demuestren que simplemente no tienen nivel de Liga MX, y se vayan con más pena que gloria. Esta posibilidad es real, y no sería extraño que a mediados del 2019 despotriquemos nuevamente ante el mal juicio y el mal actuar de la directiva.

Pero hoy preferimos ver el otro lado del espectro. Donde Sambueza carga con el equipo, reparte juego y marca goles cruciales en momentos complicados. Donde Juan José Macías termina de ser una promesa para afianzarse como uno de los delanteros más efectivos de México. Donde Enner Valencia o Avilés Hurtado ocupan la punta de un rombo temible, o donde Renato Ibarra o Cecilio Domínguez desbordan a diestra y siniestra por las bandas. En nuestras cabezas este equipo tiene posibilidades para robarse la liga, y para revivir al Club León feroz y salvaje que hemos esperado por tanto tiempo.

Al final, tal vez todo quede en nuestras cabezas, pero el Grupo Pachuca ha vuelto a darnos la posibilidad de soñar con lo que depara el futuro. Desde la cúpula administrativa, han vuelto a rotar las piezas dentro de la maquinaria que agrupa a Pachuca, León, Mineros, Everton y Talleres, y les han sacado todo el provecho posible.

Leo López vuelve a Toluca, y sacan a Sambueza para la Fiera. A Tigres mandan a Francisco Venegas, joven prometedor mexicano que jugaba en Everton, y sacan a Ismael Sosa. A los jóvenes de su cantera que no han terminado de cuajar, como Cristian Torres o Claudio González, les abren la puerta del Ascenso MX con Mineros, en espera de un eventual resurgimiento. Y al que fue la venta más grande del futbol mexicano al extranjero, Enner Valencia, están cerca de recuperarlo y cerrar un círculo que no les ha dejado más que ganancias.

Y por si fuera poco, todavía están a la espera de ver lo que podrán obtener a cambio de Mauro Boselli, y con lo que terminarán de redondear el plantel esmeralda.

Así que ya veremos en qué resultan las tácticas del Grupo. Seguramente todavía faltarán movimientos por anunciarse y que definirán lo que le depara a los Esmeraldas. Pero por lo menos hoy los aficionados verdiblancos vuelven a tener motivos para soñar, solo queda esperar que el sueño no se convierta en pesadilla, como pasó este mismo año con Landon Donovan. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.