¿Ganar para convencer o convencer para ganar?

Por @pacovela

Foto: Jesús Montoya

Parece que esa es la pregunta que se tiene que responder ahora en los juegos del León.

En pleno alumbramiento del Apertura 2015 se le exige al León que mejore las formas para soportar los resultados pero sobre todo las expectativas que se puedan hacer para este torneo. Esa es la voz generalizada de muchos seguidores del equipo y algunos medios de comunicación que ven con buenos ojos los puntos obtenidos pero no puede dejar de ver con cierto recelo y una amenaza el funcionamiento.

Sin embargo el León se seguirá equivocando, no es un deseo, pero será normal que pase.

No es lo idóneo, pero también es cierto que son los momentos para que padezca los dolores de parir un nuevo comienzo. Lo ideal sería que los procesos fueran menos dolorosos, más gustosos y se disfrutaran más de lo que se sufren.

La realidad es que no es así.

El convencimiento por jugar mejor deberá seguir siendo una exigencia y hasta una motivación: desarrollar una idea de juego de manera clara y apegada a los cánones con los que cada entrenador predica y trabaja en sus equipos siempre será el objetivo, que se dé el resultado no dependerá siempre de que se cumpla. El entrenador descansa cuando su equipo gana pero sufre si no lo hace como le gusta y haciendo lo que trabajaron en la semana.

Es exigible que el León juegue más y mejor durante más tiempo en los partidos pero en este momento debe de dejarlo tranquilo que aunque no lo han logrado siguen avanzando, sumando puntos que le dan tiempo y espacio para trabajar en los conceptos que los acerquen lo más posible a lo que se busca.

El entrenador no estará conforme a pesar de que se siga ganado si su equipo no juega mejor. Paradójicamente, lo que garantiza su continuidad no son las formas si no los resultados, pero así es.

Mientras el León siga ganando las formas seguirán siendo perfectibles.

Lograr “jugar bien” y ganar lo busca no sólo la Fiera sino todos los equipos, pero no todos logran ganar mientras mejoran sus formas.

Sigue siendo muy temprano en el torneo para poder asegurar que así vivirá toda la temporada, pero la sensación que existe es que en cualquier momento no le va alcanzar.

Mientras el equipo siga ganando, las formas serán decorativas, pero cuando los resultados se alejen, las formas serán las que sostengan la fe en que el equipo puede salir adelante y en cualquier momento se puede revertir la situación.

#DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.