Este León se hace viejo

Por Samuel Amador | Foto Especial

A este León cansado se le notan los achaques cuando se le juega con vigorosidad, con alegría, ímpetu y agilidad. Está hecho: le cuesta construirse y reponerse cuando el adversario pega primero, cuando al tener que proponer, no propone.

Esta fiera no es la misma de hace seis años. Arranca en segunda, las carreras largas que eran de treinta o cuarenta metros se han vuelto de diez. Con suerte de quince. El promedio de edad del equipo oscila entre los 28 y 30 años.

Corre y luego se detiene, toca atrás, se jala al medio, o manda centro al mejor ubicado. Contra Necaxa, los defensas visitantes siempre estuvieron un paso adelante que los atacantes leoneses. El sábado por la noche, la columna vertebral del equipo estaba conformada por William Yarbrough (28 años), Nacho Gonzáles (32), Luis Montes (32), y Mauro Boselli (30).

Al contrario de lo que parece, este cuatro por cero no debe ser un “partido para el olvido”, debería ser para tenerlo muy presente, para darse cuenta de las distracciones y las consecuencias que generan la llegada de una figura mediática que aún no luce en el campo, pero si en muchos medios locales e internacionales.

También lo que provoca el “descuido” de una fotografía donde sale una lata que contiene tequila con refresco de toronja, sumado a las declaraciones donde se pide que no se les moleste a los jugadores por lo que pase dentro del vestidor, y se pide que se les cuestione por lo que pasa en cancha. ¿Lo que pasa fuera de ella no termina reflejado dentro? ¿Qué estará pensando en estos momentos Alexander Mejía?

Este León de avanzada edad no es como un Roger Federer que a sus 37 años ganó otro Grand Slam, o como Tom Brady que a sus 40 está a la puerta de un nuevo Súper Tazón, o Robert Marchand que con 106 años acaba de anunciar su retiro del ciclismo, o como Andrés Manuel López Obrador que vuelve a ser un serio aspirante a la presidencia.

A este equipo le urge una renovación, requiere sangre nueva con ganas y ambiciones que no se hayan quedado estancadas con un bicampeonato ya lejano, o, por lo menos, urge poner a tono sus refuerzos para intentar darle otra cara a los Esmeraldas. Algo así como un tinte para las canas. #DaleLeón

Últimas columnas

01-02-2018
Osorio: Te lo agradezco, pero no
Leer más
30-01-2018
Balón a la olla | Bien ahí, León
Leer más
29-01-2018
Este León se hace viejo
Leer más
23-01-2018
El papel de la familia Donovan
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.