Estábamos advertidos

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

El ambiente en León es hostil. La afición esmeralda se siente traicionada por la directiva luego de comparar los refuerzos de la Fiera y el Pachuca, pues es clara la prioridad que tuvo el grupo para armar a los Tuzos para el Mundial de Clubes.

Así, en las calles del Bajío y principalmente en las redes sociales, los hinchas verdiblancos han descargado su ira, al cuestionar el compromiso de la directiva encabezada por Jesús Martínez Murguía.

Pero tenemos que recordar que no ocurrió nada que no fuera lo esperado. El torneo pasado, después de la jornada 6 y cuando el León marchaba penúltimo de la tabla general, el “Presi” salió a dar la cara por el equipo, y desde ese momento, en febrero, adelantó que incrementar la nómina “va a ser imposible”.

Martínez Murguía se justificó al explicar que León tiene una de las nóminas más altas del futbol mexicano, por lo que necesitaban aligerarla, lo que dejaba claro que no llegarían grandes bombas durante este periodo de transferencias.

Después, durante la temporada, fue Rodrigo Fernández, el Presidente Deportivo de la Fiera, quien se encargó de recordar que la directiva tenía planeada una reestructuración, y que los grandes nombres no entraban dentro de los planes.

Ahora, han cumplido con lo que habían prometido, y aunque eso no le quita el derecho a la afición de expresar su descontento, la noticia tampoco les puede llegar como una total sorpresa.

Además, es entendible que el gancho de jugar el Mundial de Clubes con los Tuzos haya atraído a jugadores top como Edson Puch o Edwin Cardona, aunque este último todavía podría caerse.

También hay que tomar en cuenta que el Pachuca cuenta con el superávit de la venta de Hirving Lozano a Europa por una cantidad no menor a 14 millones de dólares, lo que explicaría también sus grandes inversiones en el Draft 2017.

Por su parte, León resistió las numerosas ofertas que recibió por Elías Hernández. Se rumora que más que una estrategia, en realidad nadie les quiso pagar lo que pedían por él, aunque sea como haya sido, es algo positivo que el elemento más regular y peligroso del León en los últimos dos años se mantenga en la institución.

De hecho, y aunque se habían rumorado varias salidas, los Verdes mantuvieron su base. No salió ni Fernando Navarro, ni Luis Montes ni Mauro Boselli, que si bien no han tenido sus mejores torneos, tampoco son malos futbolistas.

Ya solo falta que los refuerzos que llegaron, que van a ser cuestionados desde el primer día por la afición, demuestren que aunque no son los más mediáticos, le pueden aportar calidad al equipo, lo que solo se podrá evaluar en el campo, cuando inicie el torneo.

Hay que recordar que la directiva nos lo advirtió desde un principio, que esta temporada se tomaría un camino distinto. Pero tampoco hay que olvidar que las exigencias no disminuyen.

Si desde la cúpula apostaron por un proyecto modesto donde los canteranos tomen más protagonismo están en su derecho, pero deben ser conscientes que, al menos en esta plaza, el título es siempre la mínima exigencia.

Últimas columnas

20-10-2017
¡El Estadio León tiene voz femenina!
Leer más
13-10-2017
Un lustro de hegemonía esmeralda
Leer más
06-10-2017
Un nuevo estadio no es cosa fácil
Leer más
29-09-2017
Resultados que arrastran mareas
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.