El papel de la familia Donovan

Por Jorge Ramos Pérez | Foto: Especial

En la película del 2011 “Moneyball”, Brad Pitt interpreta a Billy Beane, un exjugador de beisbol que ahora se ha convertido en el presidente deportivo de los Atléticos de Oakland, una franquicia modesta que lucha por armar un equipo competitivo temporada tras temporada.

En una de las escenas de la película, Billy le enseña a su protegido Peter Brand (quien es interpretado por Jonah Hill) como cortar a un jugador que ya no entra en planes con el equipo. Primero, el tímido Peter alega que tiene que ver por el bien mayor del equipo, pero el experimentado Billy le responde, como si fuera un beisbolista despedido, que acaba de comprar una casa en la ciudad, que sus hijos acaban de empezar el año escolar y que perderán de golpe a todas sus amistades.

Este pequeño diálogo ejemplifica a la perfección la turbulenta vida de los deportistas profesionales, que pueden pasar de un momento a otro a vivir en ciudades diferentes, en contextos sociales completamente desconocidos, e inclusive, con un idioma que apenas entienden.

Es por esto que la mayoría de los futbolistas deciden emprender este camino solos. Si bien ellos están dispuestos a cambiar de amistades y de vida cada año, o a veces hasta cada seis meses, para la familia es más complicado, y prefieren dejar a sus seres queridos en la ciudad y el contexto donde se han desarrollado la mayor parte de su vida.

En León no somos ajenos a estos casos. Apenas el verano pasado, Iván Piris se enfrentaba a la dura decisión de dejar Monterrey luego de un año de vida en el norte del país, y justo cuando se había casado y cuando esperaba echar raíces en Nuevo León.

Al final, tuvo que venir al Bajío a préstamo, no ha podido quitarle el puesto como titular a Fernando Navarro, y hasta ahora solo suma 131 minutos como Esmeralda en la Liga MX. Es por eso que el hecho de que Landon Donovan haya traído a su familia a vivir a León, Guanajuato desde el primer día se vuelve tan significativo.

“Cuando hablé con mis esposa dijimos que si lo vamos a hacer, vamos con todo, no vamos a la mitad, y por eso estamos aquí para cooperar en la cultura, aprender español mejor, a tener una experiencia de vida mejor, es una gran experiencia para mis hijos”, dijo Donovan al llegar a León.

Y esto es una prueba de la gran mentalidad del futbolista estadounidense. A pesar de las críticas y los reclamos que su contratación ha generado en todo el país, Donovan hace oídos sordos, y apuesta todo para triunfar con la Fiera. Por eso trae a su familia al “país más peligroso del mundo”, según el presidente Donald Trump, en otro mensaje entrelineas que habla de su fortaleza de carácter.

Es cierto, el éxito no se lo asegura ni el traer a su familia ni su mentalidad ganadora. Es más, inclusive si hubiera venido al Bajío hace seis o siete años, en pleno auge de su carrera, nadie le hubiera asegurado el triunfo con la Fiera.

Pero llega con el mayor compromiso del mundo, y no ha temido a cargar con su familia a donde “la vida no vale nada”. Ya veremos como le resulta la apuesta.

Últimas columnas

10-08-2018
La crisis de Grupo Pachuca
Leer más
25-07-2018
A la cantera la están tapando
Leer más
13-07-2018
Con todos menos Rodrigo
Leer más
13-07-2018
El sueño 'gabacho' que se volvió pesadilla
Leer más

Suscríbete a #DaleLeón y recibe nuestras últimas noticias

Por favor ingresa tu nombre y tu correo electrónico, antes puedes leer nuestro aviso de privacidad.