El compromiso del capitán

El viernes pasado, por la noche, el Club León anunció la renovación del contrato de Luis Montes, el capitán y referente del equipo, que firmó para jugar en el Bajío por lo menos hasta el 2021.

Todo esto ocurrió en un gran momento para el “Chapo”, pues se ha convertido en una pieza imprescindible del esquema de Ignacio Ambriz, ha aumentado su recorrido y sacrificio a cada partido, y mantiene su claridad y salida al frente, aspectos que le valieron para regresar a la selección mexicana de Gerardo Martino.

Pero eso no es todo, sino que durante todo el 2018, Montes fue uno de los pocos futbolistas esmeraldas que destacaron en medio de los pésimos torneos que firmaron los Verdes. En el Clausura 2018, se erigió como el mejor asistidor de la Liga MX con ocho pases para gol, además de tres goles propios. Y para el siguiente torneo, el Apertura 2018, otra vez se superó a sí mismo, pues marcó cinco anotaciones, su récord personal en la primera división, a lo que sumó tres asistencias más.

Sin embargo, el mal paso del equipo escondió su gran rendimiento, y ha sido hasta ahora, con el equipo en la primera posición de la tabla general y siendo la mejor ofensiva del campeonato, cuando el Chapo ha vuelto al protagonismo que merece.

Y así mismo, callado, sin dramas ni exposiciones mediáticas, ha decidido renovar su vínculo con los verdes por dos años más, hasta verano del 2021, cuando recién habrá cumplido 35 años.

Esta situación contrasta claramente con la de Mauro Boselli, el segundo máximo goleador de la historia de la franquicia, y que se marchó en el periodo de transferencias pasado, en medio de una tormenta de declaraciones y comunicados que lo enfrentó a la directiva esmeralda.

Ahí sí hubo polémica y la afición fue prácticamente obligada a tomar parte en una negociación que nunca debió de haber sido pública.

De hecho, en ese entonces Luis Montes estaba en la misma situación que Boselli. El Chapo también terminaba su contrato en mayo, también tenía que negociar su permanencia o una eventual salida y también tenía la presión del tiempo.

Pero el capitán enfrentó su complicada situación en silencio, solemne, con la firme convicción de que sería su rendimiento en la cancha el que le abriría las puertas de la continuidad. Hasta esta renovación, el Chapo jugó diez jornadas de la Liga MX sin la certeza de saber que pasaría después de mayo, en una incertidumbre total, y al mismo tiempo llevó al equipo al superliderato.

Y ahora, con su futuro más brillante que nunca, Luis Montes apunta a la Copa Oro con la selección, y al campeonato con el Club León. Ya ha dejado claro que él no habla en las cámaras o ante los micrófonos, sino en el campo de futbol. Lo hizo en el pésimo 2018, y lo hace ahora en el magnífico 2019.

Y seguramente en el 2021 el tema pasará nuevamente desapercibido, y solo saldrá a la luz cuando el capitán renueve otra vez con el equipo de sus amores, el mismo que le ha dado todo y para el que se ha dejado la vida. Y al que seguramente estará guiando por enésima vez a su siguiente estrella. #DaleLeón

Comentarios

Suscríbete a #DaleLeón

Recibe nuestras últimas noticias, solo debes ingresar tu correo electrónico.